Stadin Derby

Cuando estás 43 años sin poder jugar contra el rival de tu ciudad, recuperar ese partido supone algo muy grande y esa fue la espera que sufrieron los dos grandes clubes de Helsinki, HJK y HIFK, hasta la temporada pasada. Si 2015 supuso el reencuentro, 2016 confirmó que el ‘Stadin Derby’ que nada tiene que envidiar, al menos en cuanto a sentimiento, a choques de ligas más potentes que la finlandesa. Ya en los aledaños al estadio se podía comprobar que este no es un partido cualquiera. Policía por todos lados, todos preparados para el momento álgido: el instante en el que ambos frentes apenas se distancian por 50 metros. Mientras los del HJK cruzan para llegar hasta los accesos del fondo sur, los ultras del HIFK esperan. Si respecto a seguridad puede ser una decisión cuestionable (más aún sabiendo que hubo 11 detenciones por una pelea entre aficionados horas antes del partido), visualmente es un buen espectáculo.

Ya dentro del estadio, el ambiente antes del pitido inicial era igual de bueno. Ya desde días antes se avisó que todas las entradas estaban vendidas y eso unido a los tifos de ambos fondos formaron una atmósfera muy vistosa. Una vez acabados los prolegomenos, los protagonistas pasaron a ser los jugadores de ambos equipos.

El primer cuarto del choque fue una auténtica locura. En menos de dos minutos, Morelos adelantó a HJK con un buen remate de cabeza pero prácticamente acto seguido fue HIFK quién logró marcar por medio de Terävä. Pero el ‘Klubi’, como afirma el dicho, pegó primero y pegó dos veces: Odu controló un balón en largo, regateó a su defensor y tras dejar sentado también al portero marcó el 2-1 a puerta vacía. En toda esta locura anotadora hay que darle también ‘mérito’ a las defensas, que no estuvieron precisamente inspiradas.

Momento partido

Tras la tempestad llegó la calma al juego y durante el resto del primer período y parte del segundo, el partido apenas tuvo movimiento u ocasiones. Fue de nuevo en la recta final, con HIFK volcado en ataque, cuando volvió la emoción. Morelos pudo establecer el 3-1 pero fueron los ‘Tähtirinnat’ quienes a punto estuvieron de igualar el marcador: primero Dähne salvó a HJK con un paradón a Sihvola y en la última acción del choque, Aho mandó el balón al lateral de la red cuando ya había superado por alto a sus rivales. Así pues, HJK por fin pudo ganar 44 años después el ‘Stadin Derby’ pues el año pasado ambos choques acabaron en empate. La felicidad en la lado blanquiazul estaba justificada.

HJK celebrando

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: